Skip to content

Senorio

Rated 0 out of 5
(be the first to review)

$9.95

Señorío no es un tema que oímos mucho en estos días afuera de los círculos o películas cristianas. Nosotros no tenemos reyes y señores aquí en los Estados Unidos de América. Hablamos más en términos de países con presidentes que de reinos con señores o reyes. Sin embargo, cuando oímos los términos, “Señor, o Señorío,” es posible que surjan pensamientos sobre alguien que es controlador o mandón. Es posible que hayas escuchado cosas como, “cuando obtuvo esa promoción, comenzó a dominar a todos.” Lo que significa que se volvió arrogante, orgulloso y mandón, que tal vez tomo su nueva autoridad y permitió eso a penetrar en todos los aspectos de sus relaciones, incluyendo las que estaban fuera de su lugar de trabajo.

SKU: 9798986762029 Category:

Description

Señorío no es un tema que oímos mucho en estos días afuera de los círculos o películas cristianas. Nosotros no tenemos reyes y señores aquí en los Estados Unidos de América. Hablamos más en términos de países con presidentes que de reinos con señores o reyes. Sin embargo, cuando oímos los términos, “Señor, o Señorío,” es posible que surjan pensamientos sobre alguien que es controlador o mandón. Es posible que hayas escuchado cosas como, “cuando obtuvo esa promoción, comenzó a dominar a todos.” Lo que significa que se volvió arrogante, orgulloso y mandón, que tal vez tomo su nueva autoridad y permitió eso a penetrar en todos los aspectos de sus relaciones, incluyendo las que estaban fuera de su lugar de trabajo.

Yo recuerdo una vez cuando estaba en la escuela, tenía una amiga que gano la reina de la fiesta de la escuela. La platica en la escuela era que mi amiga se enseñoreaba de todos de que ella era la reina. ¿Podrían esos comentarios tener sus raíces en los celos? Por supuesto que sí. Señorío o la autoridad a veces pueden ser torcidos y llevados demasiado lejos en este mundo.

Esto no es algo nuevo. La biblia habla de reyes (señores) que tenían un verdadero lugar de autoridad, pero no usaron esa autoridad correctamente y no para el beneficio de la gente. Lo vemos a sobre toda la historia y también hoy. Mientras comenzamos a leer y aprender sobre el señorío de Jesucristo y rendirnos al Espíritu Santo, debemos tener la perspectiva correcta de cómo se ve el verdadero señorío, El Señorío del Jesucristo.

La Divinidad (Padre, Hijo, Espíritu Santo) es buena. Ellos siempre están trabajando para nuestro bien. Somos amados por ellos con un amor perfecto y eterno, y la biblia dice en Efesios 2:10 (NVI) que, “10 Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.” Nuestro Padre celestial nos ama tanto, desde que el principio del mundo Él nos hizo en su imagen y semejanza. (Génesis 1:27) y preparó cosas buenas para que caminaremos en estas cosas cada día de nuestra vida. Él quiere una familia y él comenzó sus primeros miembros de la familia (Adán y Eva) apagado con una bendición increíble.

Génesis 1:28 NVI

y los bendijo con estas palabras:

Sean fructíferos y multiplíquense;

Llenen la tierra y sométanla;

Dominen a los peces del mar y a las aves del cielo,Y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.

Esta es una imagen del corazón del Padre para nosotros del principio de los tiempos, y Su AMOR por nosotros nunca cambiará. Dios era el Padre con toda autoridad sobre Adán y Eva, y en Su amor por ellos, Él les dio una bendición. Esa bendición fue uno de autoridad y dominio sobre toda la tierra. Su Señorío sobre Adán y Eva no era algo constreñido o duró. Fue una bendición para crecer. Fue una bendición verse y actuar como su Padre Dios en la tierra. Es el mismo mandato y bendición que nuestro Padre Dios, nuestro Señor, nos da hoy. El no solo nos da este mandato y bendición, pero también nos prometa que Él estará con nosotros entre todo de nuestras vidas para vernos caminar en esa bendición exitosamente. Dice Filipenses 1:6 NVI ¨Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús.

¿Qué tiene que ver esto con el Señorío? Si no creemos que los que tienen autoridad sobre nosotros tienen nuestros mejores intereses en el corazón, es difícil para confiar en ellos y rendirse a su autoridad. Cuando no hay confianza, solo nos volvemos obedientes porque tenemos que hacerlo, y no porque lo deseamos. Había veces que era tan difícil a honrar y someter a la autoridad de mis padres cuando era niña, aunque nunca dude el amor que tenían por mi y que ellos me querían verme prosperar en todo. Ellos sabían que esas cosas en el mundo me podían lastimar o ser peligroso. Mis padres tenían mucha más sabiduría que yo (en ese tiempo, yo no lo creí) a veces me puse tan frustrada con las reglas que tenían, pero en esa misma frustración yo sabía que si me amaban.

En el otro lado, cuando estamos bajo la autoridad de dueños o capataces crueles o jefes que te ven como un caballo de trabajo nomas para su propia promoción, prosperidad y su bien, ese es un lugar miserable. Esas reglas y leyes se sientan opresivas, restrictivo y confinante porque allí no hay relación ni amor. Compare esto con las reglas establecido en su lugar por aquellos que nos aman y son para nuestro bien. ¿Puedes sentir la diferencia?

A medida que seguimos adelante en este viaje de vida, es imperativo que sepamos que somos amados y que el Señor no es un cruel capataz o jefe. Él nos ama y es para nosotros. El quiere que llegáramos a ser todo lo que Él desea para nosotros. Eso sólo puede suceder cuando nos sometemos completamente al Señorío (autoridad) en nuestras vidas.

¿Estás listo? Vamos a entender el Señorío de nuestro Dios.

Additional information

Weight 0.5 lbs
Dimensions 5.5 × 1 × 8.5 in

Reviews

There are no reviews yet.

Leave a customer review
Back To Top